Untitled

REVISTA CUBANA DE CARDIOLOGÍA Y CIRUGÍA CARDIOVASCULAR
Órgano Oficial de la Siedad Cubana de Cardiología
Volumen 24, No 3 (2018).
ISSN: 1561-2937
Publicada por ECIMED

Editorial


XXX Congreso Centroamericano y del Caribe de Cardiología

lX Congreso Cubano de Cardiología

Palacio de Convenciones de La Habana, 5 de Junio de 2018

Palabras Inaugurales

DrC. Eduardo Rivas Estany


Distinguidos Señores de la Presidencia, Queridos colegas, compañeros, amigos todos:

Nos reunimos en esta espléndida tarde de junio de 2018, a 4 años exactamente de nuestro último Congreso Nacional para celebrar conjuntamente el Trigésimo CONGRESO CENTROAMERICANO Y DEL CARIBE DE CARDIOLOGIA y el IX CONGRESO CUBANO DE CARDIOLOGIA. Otras actividades y reuniones científicas serán ejecutadas también en el marco de nuestro magno evento. Así, participaremos simultáneamente del XXV Simposio Internacional y XIII Taller Nacional de Cardiología Intervencionista, del II Fórum Global sobre Prevención y Rehabilitación Cardiovascular en la Práctica Clínica y del I Simposio Cubano de Falla Cardíaca. Con predominio de la esfera foránea tendremos la Reunión de la Academia Internacional de Ciencias Cardiovasculares (Sección de Norteamérica) y la Reunión Conjunta del Colegio Americano de Cardiología (ACC) con la Sociedad Cubana de Cardiología. Todo ello propiciará que varios centenares de profesionales relacionados con la Salud Cardiovascular de prácticamente todos los continentes intercambiarán sus experiencias con especialistas de nuestra región geográfica, Centroamérica y El Caribe y en especial con cubanos de todas las provincias de nuestro largo y estrecho país y sus islas adyacentes que nos convierten, como todos conocemos, en un archipiélago.

Y nos reuniremos, ya estamos reunidos, en este célebre Palacio de Convenciones de La Habana, Centro de Tradición Heroica donde tantas discusiones y reuniones nacionales e internacionales se han desarrollado en su seno a lo largo de sus casi 40 años de existencia y que los cubanos consideramos un Monumento porque, entre otras cosas, fue aquí precisamente donde escuchamos por última vez las palabras en vida del Líder Histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz.

795img1

Nuestro país como sede para este XXX Congreso Centroamericano y del Caribe fue inicialmente ofrecido en el año 2014 durante el XXVIII Congreso efectuado en San Juan de Puerto Rico y definitivamente confirmada y captada dicha sede en agosto de 2016, durante el XXIX Congreso, en San José de Costa Rica, de manera que más de cuatro años han precedido los esfuerzos y acciones organizativas al desarrollo de nuestro actual Congreso.

Quizás este sea el momento de señalar, haciendo un poco de historia, lo que no muchos conocen, por no haber sido muy divulgado, que la Sociedad Centroamericana de Cardiología, que hoy Cuba preside, en el momento de su creación no incluía a los países del Caribe y que fue fundada en nuestra ciudad de La Habana en 1956 durante la celebración del correspondiente Congreso Interamericano de Cardiología, que se desarrolló en el Teatro Blanquita y en el Hotel Rosita de Hornedo, hoy Teatro Carlos Marx y Edificio Sierra Maestra, respectivamente, ambos en el mismo municipio en que hoy nos encontramos, relativamente cerca de aquí. Años después a los 6 países centroamericanos fundadores se le incorporaron tres de las Antillas Mayores (Cuba, República Dominicana y Puerto Rico), para dejar conformada nuestra Sociedad de la manera actual. El último de los Congresos Centroamericanos efectuados en Cuba, en La Habana, hace 12 años, el XXIV, fue celebrado en junio de 2006 y en esta misma sede, tuvo una participación de 550 Delegados, 160 provenientes de otros países.

La Sociedad Cubana de Cardiología, fundada el 11 de septiembre de 1937, ya cumplió 80 años de existencia, sólo precedida en Latinoamérica por México y Argentina, ésta fundada sólo 6 meses antes, ha contado entre sus filas, desde entonces, a eminentes cardiólogos, con elevado renombre y prestigio a nivel nacional e internacional en sus respectivas épocas. Un nombre resalta ininterrumpidamente a partir de 1959, el del Prof. Alberto Hernández Cañero, quien por su proverbial modestia, profunda sabiduría y capacidad para organizar la Red Cardiológica Nacional, ha sido considerado como el Padre de la actual Cardiología en Cuba. Entre otras muchas distinciones y condecoraciones nacionales e internacionales recibió la de Cardiólogo Distinguido de Centroamérica y EL Caribe en 2002 y fue Presidente de la Sociedad Cubana de Cardiología de 1992 a 1995. Su postrer reconocimiento fue el de haber recibido la importante condecoración de Héroe del Trabajo de la República de Cuba, apenas el año pasado.

El debió haber sido, junto a nuestro Ministro de Salud Pública, Dr. Roberto Morales Ojeda, hoy además Vice-Presidente del Consejo de Estado de la República de Cuba, Presidente de Honor de nuestro actual Congreso. Lamentablemente su pérdida hace pocos meses ha impedido su presencia física entre nosotros en el día de hoy, pero su ejemplo y vocación científica permanecen vigentes en las nuevas generaciones de cardiólogos cubanos, inclusive de aquellos que están allende los mares.

Otros muy grandes Maestros de la Cardiología y la Cirugía Cardiovascular contemporánea han existido y desarrollado su profesión en Centroamérica, El Caribe y en Latinoamérica en general; nuestra historia, cultura y lenguaje común han propiciado la transmisión de experiencias y conocimientos entre todos nosotros, para bien del mejoramiento de la Medicina y la Salud de la población de nuestros países. Pero mucho más tenemos que hacer aun. Un papel esencial en este sentido corresponde a las Organizaciones Sanitarias internacionales, gubernamentales y no gubernamentales, así como a las Asociaciones y Sociedades Médicas y Científicas por el incremento del nivel de vida y de la Salud de nuestros pueblos, con mayor énfasis en los países que antes llamábamos del Tercer Mundo y ahora, eufemísticamente, diría yo, como países en vías de desarrollo o de bajos y moderados ingresos. Por fortuna, nos honra con su presencia el Dr. David Wood, Presidente de la Federación Mundial del Corazón (World Heart Federation), a quien todos conocemos y que ha dado un impulso al trabajo de esta organización en aras de la consecución de los objetivos antes mencionados, entre otros la disminución de la mortalidad prematura por enfermedades cardiovasculares a nivel global.

795img2

Él junto al Dr. Valentín Fuster, quien además nos acompaña, bien conocido y admirado también entre todos nosotros, ofrecerán las conferencias plenarias inaugurales de nuestro Congreso.

795img3

Sin dudas escuchar en esta jornada a estos grandes Maestros de la Cardiología contemporánea, como a muchos de los que escucharemos en las subsiguientes sesiones de nuestro Congreso, nos proporcionará un privilegio inolvidable y trascendente por los años.

Nuestra Sociedad Centroamericana y del Caribe de Cardiología debe reorganizarse, particularmente ahora después del cambio de su Junta Directiva, lo que se efectuará en el marco de este evento, debe actualizar sus Estatutos y revisar su Misión, Visión y Objetivos generales para que sea verdaderamente útil y funcional en aras de cooperar y participar en el mejoramiento del estado sanitario de la población de nuestra región, particularmente de la Salud Cardiovascular, algo que no pudimos materializar durante nuestro mandato, considerando que las enfermedades del corazón y los vasos constituyen la primera causa de muerte y de incapacidad prematura de la fuerza laboral en nuestros países y en nuestro continente. Su más estrecha vinculación con la Sociedad Interamericana de Cardiología, hecho que ya está en ejecución, podría resultar en mayores beneficios aun. La ocasión de que también se encuentren entre nosotros destacados Miembros de su Junta Directiva, seguramente facilitará este vínculo.

795img4

Los logros de Cuba en materia de Salud y Educación continúan a disposición de Centroamérica, El Caribe y el mundo, como ha sido costumbre de nuestro país en los últimos casi 60 años, por ejemplo: Expectativa de vida al nacer, Mortalidad infantil, Mortalidad materna, Nivel de vacunación de la población, Grado de escolaridad, Desarrollo de un programa de Salud homogéneo, gratuito y universal, entre otros, son algunos de los logros que nuestra nación exhibe para beneplácito de los cubanos y de los latinoamericanos.

795img5

Queremos, por último, agradecer la presencia en nuestro país y su participación en nuestro Congreso de profesionales de todo el continente americano, especialmente de Latinoamérica y de los Presidentes de Sociedades y Asociaciones cardiológicas, así como a los Cardiólogos Distinguidos de Centroamérica y El Caribe que serán galardonados durante el desarrollo de nuestra reunión. Muy acertado estuvo, una vez más, nuestro Apóstol José Martí cuando a finales del Siglo XIX señaló: “del Río Grande a la Patagonia: una sola nación”.

En esta ocasión tendremos también la compañía de eminentes científicos y profesionales del norte del Río Grande, así, los Presidentes, integrantes de sus respectivos Comités Ejecutivos y Miembros en general de la Academia Internacional de Ciencias Cardiovasculares, en su Capítulo de Norteamérica, y del Colegio Americano de Cardiología (ACC por sus siglas en inglés), así como otros distinguidos especialistas de centros asistenciales de muy elevada reputación y nivel científico del norte de nuestro continente; también entrañables colegas y amigos de Europa y de la lejana áfrica, compartirán con nosotros trascendentes momentos de ciencia y amistad.

Otras organizaciones cardiológicas internacionales también estarán con nosotros, así contaremos con la presencia del Presidente, Dr. Gustavo Restrepo y otros miembros de la Sociedad Interamericana de Cardiología, de las Sociedades Europea, Española, Mexicana y Sudamericana de Cardiología, de la Sociedad Iberoamericana de Prevención y Rehabilitación Cardiovascular, en la persona de su Presidente, el Dr. Esteban García Porrero. No es ocioso mencionar que esta Sociedad se fundó en esta misma instalación, en ocasión de su Primer Congreso, en octubre del año 2000, bajo el auspicio de la Sociedad Cubana de Cardiología.

No por último menos importante, sino quizás para enfatizarlo más, nuestro reconocimiento y agradecimiento a todos los cardiólogos, cirujanos cardiovasculares y otros profesionales afines cubanos, miembros en general de nuestra Sociedad, muchos de los cuales han realizado un relevante esfuerzo y recorrido centenares de kilómetros para estar presentes en nuestra cita de hoy y compartir sus experiencias con todos nosotros. También a aquellos que por variados y lógicos motivos no han podido asistir a nuestro evento, pero que sin dudas están y estarán al tanto de sus resultados y de lo que aquí se trate y discuta.

Finalmente reconocer la labor realizada por los compañeros de la Junta de Gobierno de la Sociedad Cubana de Cardiología que después de muchos meses de arduo trabajo y desvelo, junto a aquellos de este Palacio de Convenciones de La Habana, que bajo la esmerada y fina organización de la Lic. Zósima López hemos llegado, por fin, a esta Sesión inicial de nuestra cita. Sólo deseamos que el balance final de nuestra reunión sea positivo y que se hayan alcanzado los logros y beneficios necesarios para nuestro desarrollo científico y por ende que hayamos podido colaborar con el mejoramiento de la Salud de nuestras respectivas poblaciones. Cumpliríamos así con nuestra máxima aspiración que coincide con el lema de nuestra cita: ¡Brindar excelencia en Salud Cardiovascular!

795img6

Por tanto, en nombre de la Sociedad Centroamericana y del Caribe de Cardiología y de la Sociedad Cubana de Cardiología:

¡Declaro oficialmente inaugurado el Congreso!

Muchas Gracias.

Dr.C. Eduardo Rivas Estany.
Presidente Sociedad Cubana de Cardiología.